Piratas y Corsarios en las organizaciones (I)

Aunque en principio el pirata y el corsario hacen lo mismo de hecho, no lo es así de derecho. El corsario, a diferencia del pirata, goza de una patente de corso; es decir, le es permitido cometer actos de piratería en nombre de un Estado, en este caso, en nombre de una organización.

Piratas o Corsarios

Hace cerca de cinco años sostuve una conversación con mi hijo sobre la saga Piratas del Caribe.  La conversación fue más o menos así:

– Papi, cuando tú estabas en la Marina ¿Peleabas contra los piratas? 

– Claro hijo, yo fui oficial de Guardacostas.

– ¿Y tenías espada?

– Si, aún la tengo ¿La quieres ver?

– Si papi

Cuando saqué del estuche de cuero aquel sable que recibí el 7 de julio de 1987, a medida que se asomaba la cacha de nácar con su empuñadura dorada; la vaina negra con adornos dorados, al desenvainar la hoja niquelada del sable, sus ojitos brillaban como brilla la inocencia de la primera vez.

Casi sin poder respirar me preguntó si podía tocar el sable.

Al tenerlo en sus manos su cara era de asombro, alegría, inocencia, felicidad, orgullo y un largo etcétera.

Luego vino la pregunta que sabía que algún día me haría mi hijo, pero jamás pensé que fuese tan pronto.

– Papi ¿y por qué ya no estás en la Marina peleando contra los piratas?

Después de tragar grueso, y unos segundos eternos, le dije:

– Hijo, es que había gente que quería que hiciera cosas que no eran correctas y de las cuales yo no estaba convencido de hacer, fue por ello que me fui de la Marina. 

No sé si mi hijo me entendió la respuesta que le di esa tarde dominguera de sueños de piratas, tesoros y espadas, pero estoy seguro que cuando tenga edad y conciencia suficiente lo entenderá.

En algún momento pensé que, con mi pase al retiro de la Marina, dejaría de luchar contra la piratería.  Pero lo cierto es que, aunque la piratería tiene su origen en el mar ya no solo se circunscribe a él, está presente en todos los ámbitos, y las organizaciones no escapan a ello.  La pelea contra este flagelo, ahora en las organizaciones, sigue en pie.

De acuerdo al Diccionario de la Lengua Española, pirata significa que carece de la debida licencia o que está falsificado; también se refiere a las personas o entidades que copian o reproducen el trabajo ajeno sin autorización y sin respetar la propiedad intelectual; y de la misma manera se refiere a la persona, que, junto a otras de igual condición, se dedica al abordaje de barcos en el mar para robar.

En Venezuela se le suele decir piratas a aquellas personas, que, aunque teniendo títulos universitarios de cualquier nivel y que ocupan cargos importantes en las organizaciones, obvian por desconocimiento o adrede, principios, normas o procedimientos, para el «logro» de objetivos propios.  Esto último se ve con más frecuencia a la deseada, tanto en organizaciones públicas como en privadas, con o sin fines de lucro.

En una conversación con un colega sobre el tema de la piratería en las organizaciones reflexioné con él ¿son piratas corsarios? Se me quedó viendo con cara de desconcierto y me dijo que es lo mismo.

Le expliqué que aunque en principio el pirata y el corsario hacen lo mismo de hecho, no lo es así de derecho.  El corsario, a diferencia del pirata, goza de una patente de corso; es decir, le es permitido cometer actos de piratería en nombre de un Estado, en este caso, en nombre de una organización.

En las organizaciones podemos encontrarnos con piratas o corsarios, todo dependerá de la organización misma.  Sí la organización tiene claramente definida su Dirección Estratégica, y no es sólo un saludo a la bandera para cumplir un requisito del mercado, en lo que se refiere a su Visión, Misión, Políticas y Valores Corporativos, lo más seguro es que la piratería no tenga cabida en ella, y al exigírsele rendición de cuentas, el pirata se verá acorralado; o corre o se encarama.

¿Qué pasa en las organizaciones en dónde no ocurre esto? Lo más seguro es que al pirata le otorguen una patente de corso de hecho, o de derecho, y de esta manera, convaliden sus actos de piratería.

Anteriormente a los piratas se les reconocía por sus modales, barbas largas, parche en el ojo, patas de palo, garfios, sombreros de ala ancha y abundante plumaje, portaban pistolas y espadas, y demás piezas de vestimenta características, y enarbolaban en sus buques la bandera con la calavera sobre fondo negro.

Hoy día, en las organizaciones es mucho más difícil identificar a los piratas, puede ser prácticamente cualquier persona dentro de nuestro entorno. Se camuflan con sus buenos modales y vestimenta, con su actitud, con títulos universitarios y con un sinfín de certificaciones, con su género, con su edad, con sus buenos modales, con su arte del engaño, y con su buen uso del lenguaje y de las formas.

Si bien la idea de pirata suele estar asociada a una figura masculina, no se debe olvidar el paso de la historia de la piratería de Anne Bonny y May Read, ambas de origen británico.

A mi entender, el otorgamiento – por acción u omisión – de patentes de corso en las organizaciones que convalidan la piratería, pudiera traer consigo supuestos beneficios en el corto plazo, pero su uso indiscriminado irá erosionando lentamente las bases morales de la organización, y quizás, cuando éstas se percaten del error, sea muy tarde para remediarlo.

¿Te has conseguido piratas corsarios en las organizaciones?

Autor: Antonio Pérez Aguirre

Después de mas de dos décadas como marino de guerra, formado como oceanógrafo y en planificación estratégica, decidí colgar el uniforme y afrontar nuevos retos, fue cuando me encontré en una gran encrucijada, no sabía como afrontar el mundo de la empresa privada. En esta ola de nuevos cambios, me tropecé con el fascinante mundo Gerencia de Proyectos y de la fotografía. La que me ha ayudado a entender que en la vida existen diferentes puntos de vista, el ejercicio de ver a través del visor de la cámara le ha dado un nuevo sentido a mi vida personal y profesional.

14 comentarios en “Piratas y Corsarios en las organizaciones (I)”

  1. Excelente Antonio felicitaciones tu decisión en su debido momento afirma los valores que sembraron tus padres en ti y que siempre has demostrado me siento orgulloso de tu amistad y lamentablemente tienes toda la razón nuestro País se llenó de piratas y corsarios un fuerte abrazo hermano querido!!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Excelente artículo, como siempre. Antonio, en tus escritos, siempre nos dejas algo de interés para meditar.
    En toda organización se consiguen ambos especímenes: corsarios y piratas.

    Le gusta a 1 persona

  3. Muy interesante vuestro artículo sobre piratas y corsarios. Había escuchado mucho más la palabra pirata que la de corsario. A través de vuestra explícita información mantengo mejor conocimiento de ambas palabras. Son buenas explicaciones de ciertos detalles que nos ayudan a entender el acontecer alrededor del mundo en el que vivimos. Es un buen don el de escribir artículos para ayudar a comunicar asuntos globales de interés. Primo lo felicito!

    Le gusta a 1 persona

  4. Dios y Neptuno permitan que antes que su primogénito comprenda las palabras de aquella respuesta, ya no contemos con la presencia de tanto piratas como corsarios en las instancias de poder y que hoy en día continúan saqueando nuestras riquezas para beneficio propio. Excelente como siempre mi CF.

    Le gusta a 1 persona

  5. Elocuente el artículo como siempre mi estimado… Estamos saturados de Piratas, que implícitamente tienen patente de corso mientras sigas, alabes y aplaudas cual borrego, las acciones de los corsarios de turno….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .